Desarrollo de los sentidos: sensibilidad al dolor

El feto no solo es sensible a las caricias, como lo demuestra la intensidad de sus reacciones durante una intervención médica o quirúrgica practicada en el útero. Por ejemplo, cuando es necesario poner una inyección en el abdomen para una transfusión sanguínea, se provoca claramente una sensación de dolor. Lo mismo ocurre cuando se efectúan manipulaciones in utero: entonces se observan modificaciones del ritmo cardíaco que podrían ser el reflejo de la incomodidad que experimenta el feto.

El feto es, sin embargo, poco sensible a las variaciones de la temperatura externa, ya que se atenúan ampliamente con el sistema de regulación térmica del cuerpo de la madre y con el líquido amniótico en el que flota el bebé. No obstante, se mueve más cuando el útero esta expuesto a un calor intenso, por ejemplo, de un foco – reacción confirmada por el hecho de que, a la inversa, un recién nacido que tiene frío pierde su tono muscular (“sufre hipotonia”).

©2014 Elembarazo.net es una web de Summonpress

Forgot your details?